gnosis
 
  >> INICIO
  >> GNOSIS
  >> PARA LOS NUEVOS
  >> ENSEÑANZAS SELECTAS
  >> PRACTICAS
  >> ORACIONES & PLEGARIAS
  >> MANTRAMS
  >> ESPECIALES
  >> SEXOLOGIA GNOSTICA
  >> FRASES & CITAS
  >> REFLEXIONES
  >> CONFERENCIAS
  >> LIBROS
  >> V.M. SAMAEL AUN WEOR
  >> REVISTAS GNOSTICAS
  >> CURSOS POR EMAIL
  >> LISTA DE CORREOS
  >> LINKS
  >> CONTACTENOS

cursos_gnosis_hoy
gnosis_en_facebook
gnosis_en_twitter
gnosis_english_now

 


 
LA MENTE UNIVERSAL

 

 

La convivencia social se fundamenta necesariamente en los funcionalismos de
la Mente. Es necesario explotar profundamente los diversos niveles de la
mente. La esfera del pensamiento donde el hombre vive no está jamás
encerrada dentro de la limitada circunferencia del cráneo, como generalmente
suponen los ignorantes, y hasta los ignorantes ilustrados del mundo. Si
existiera un hombre así, como creen esas gentes, sería éste, desde luego, el
hombre mas desgraciado del mundo.

El hombre con el pensamiento encerrado entre el cráneo no podría ver ni
percibir nada, sería un completo idiota viviendo entre las tinieblas más
profundas. Esta desgraciada criatura no podría ver el Sol, ni la Luna, ni
las estrellas, ni la tierra en que vivimos, ni las personas, ni las cosas,
ni la Luz. Nada de lo que tiene existencia existiría en la mente de un
hombre así; esto se explica por el hecho de que nada puede percibir el
hombre que no exista de antemano en su propia mentalidad.

Don Emmanuel Kant dijo en su Critica de la Razón Pura: “Lo exterior es lo
interior”. Todo el Universo existe en la Mente Cósmica. La esfera mental de
cada persona se extiende por todo el cosmos y llega hasta las estrellas más
lejanas. Esta es la causa por la cual vemos, oímos y sentimos todo lo
creado. Este es el motivo por el cual podemos ver las estrellas más lejanas.
Nuestro pensamiento no está encerrado en el cráneo. Nuestro pensamiento se
extiende por todo el cosmos. Nuestro pensamiento penetra en todas partes:
mundos, soles, personas y cosas, todo está dentro del pensamiento de cada
hombre.

La mente es Energía Universal. La mente vibra y centellea en todo lo creado.
El cerebro no es la mente. El cerebro es únicamente un centro receptor, una
oficina radiotelegráfica que recibe los mensajes de la Mente. El cerebro no
piensa. Quien piensa es la Mente y ésta no es el cerebro.

Las religiones dicen que el alma humana tiene un cuerpo de carne y carne y
hueso. Los Teósofos sostienen que el alma tiene además del cuerpo de carne y
hueso, un cuerpo mental. Todas las escuelas de Oriente y Occidente que se
dedican al estudio del Ocultismo, le enseñan a manejar a sus estudiantes el
cuerpo mental. El alma envuelta en el cuerpo mental puede transportarse a
voluntad a otros planetas y ver lo que sucede allí.

Todo el Universo está dentro de la mente humana. Todas las mentes están
dentro de todas las mentes. Vivimos mutuamente en la esfera del pensamiento
ajeno. Los problemas económicos y sociales de cada persona viven en cada
persona: nadie resulta ajeno a nadie.

Todos estamos dentro de la mente de todos. El mendigo vive dentro de la
mente del rico, y este último dentro de la mente del mendigo. Todos estamos
sumergidos en el océano de la Mente Universal.

IMAGINACIÓN Y VOLUNTAD.

Los dos polos de la mente son la imaginación y la voluntad. La imaginación
es femenina. La voluntad es masculina. La clave del éxito se halla en la
imaginación y voluntad unidas en vibrante armonía.

ACCIÓN MENTAL.

El inventor concibe con su imaginación: el teléfono, el radio, el automóvil,
etc., y luego con la voluntad, lo plasma, lo convierte en hechos, en
realidades concretas. Los modistos de París dictan las modas tal y como
ellos las conciben en su imaginación.

EPIDEMIAS MENTALES.

Si un hombre piensa tanto en sentido bueno como malo, las ondas que emanan
de su mente llegarán al cuerpo mental de cada individuo. Las ondas mentales
se propagan por todas partes. Cuando las ondas son de sabiduría y amor,
benefician a todos aquellos que las reciben. Cuando las ondas están
permeadas con la devoción y veneración hacia Dios, llevan paz y consuelo a
todos aquellos que están en sufrimiento. Las ondas mentales venenosas dañan
la mente ajena.

Las ondas mentales de odios, envidia, codicia, lujuria, orgullo, pereza,
gula, etc., producen epidemias mentales. Las ondas mentales perversas
envenenan con su radioactividad a muchas mentes débiles. El caso de “los
rebeldes sin causa” es un buen ejemplo de lo que son las epidemias mentales.
Los “rebeldes sin causa” se han convertido en una plaga mala y dañina.

La causa de esta epidemia mental debemos buscarla en la imaginación mal
usada. Los salones de cine exhiben películas de bandidos y pistoleros que
luego se graban en la mente de los jovencitos. Los padres de familia regalan
a sus niños: pistolas, carritos de guerra, cañoncitos, soldaditos de plomo,
ametralladoras de juguete, etc.

Todo se refleja con fuerza en la imaginación de los niños y adolescentes.
Vienen luego las revistas y cuentos de ladrones y policías, las revistas
pornográficas, etc. El resultado de todo esto no se hace esperar, y al poco
tiempo, el niño, el adolescente se convierte de hecho en el rebelde sin
causa y más tarde en el ladrón, en el bandido profesional, en el timador,
etc.

HIGIENE MENTAL.

Se necesita practicar higiene mental. Es urgente una medicina preventiva.
Cultive Ud. la sabiduría y el amor. Haga Ud. mucha oración diariamente.
Seleccione Ud. las obras de arte: le aconsejamos la buena música, la música
clásica, la buena pintura, las obras de un Miguel Ángel, las Grandes Operas,
etc. Evite Ud. los espectáculos dañosos para la mente: los espectáculos
sangrientos como el boxeo, la lucha libre, los toros, etc. Esta clase de
espectáculos producen epidemias, mentales. Cuide Ud. su mente, no permita
Ud. que dentro del templo de su mente penetren los malos pensamientos. Sea
Ud. puro en pensamiento, palabra y obra. Enséñele a sus hijos todo lo bueno,
lo verdadero y lo bello.

ORÍGENES DE LA MENTE UNIVERSAL.

La Gran Realidad Divina surgió de su propio seno en la Aurora de este
Universo Solar en el cual vivimos, nos movemos y tenemos nuestro Ser. La
Gran Realidad no se conoce a sí misma, pero al contemplarse en el espejo
viviente de la Gran Imaginación de la Naturaleza, llega entonces a conocerse
a sí misma. De este modo se crea una actividad mental, vibratoria, por medio
de la cual la Gran Realidad conoce sus imágenes infinitas que lucen
maravillosas en el escenario cósmico. Esta actividad que saliendo de la
periferia se dirige al Centro, es lo que se llama Mente Universal.

Todos los seres vivimos sumergidos en el océano infinito de la Mente
Universal. Así todos vivimos dentro de todos. Nadie puede separarse
mentalmente. La herejía de la separatividad es la peor de las herejías.

La actividad intelectual de la Mente Universal dimana de una fuerza
centrípeta; y como a toda acción sigue una reacción, la fuerza centrípeta al
hallar en el centro una resistencia, reacciona y crea una actividad
centrífuga llamada Alma Cósmica. Esta Alma Cósmica, vibratoria, resulta ser
un Mediador entre el centro y la periferia, entre el Espíritu Universal de
Vida y la Materia, entre la Gran Realidad y sus Imágenes Vivientes.

Una Gran Maestro dijo: El Alma es el producto de la acción centrífuga de la
actividad Universal impelida por la acción centrípeta de la Imaginación
Universal.

Términos. Centrífuga es la fuerza que trata de alejarse del centro. La
fuerza que va del centro a la periferia. Centrípeta es la fuerza que es
atraída por el centro. Fuerza que fluye de la periferia al centro.

Todo individuo puede fabricar Alma. Cuando conocemos la técnica de la
Meditación Interna, cuando dirigimos el poder mental al interior de nuestro
propio Centro, la resistencia que hallaremos internamente causará su
reacción y cuando más vigorosa sea la fuerza centrípeta que apliquemos, más
vigorosa será también la fuerza centrífuga que se forma. Así fabricamos
alma. Así el alma crece y se expande. El alma fuerte y robusta encarna y
transforma el cuerpo físico: lo transforma en materia más sutil y elevada
hasta convertirlo también en alma.

PRÁCTICA.

Aprenda Ud. a usar su imaginación y voluntad, unidas en vibrante armonía.
Acostado en su lecho o sentado en un cómodo sillón, imagine un lugar lejano
bien conocido (una casa, un parque, alguna avenida, una ciudad, etc.).
Adormézcase con esa imagen en su mente. Cuando ya se halle dormitando y con
la imagen en su mente, realice esa imaginación, olvídese del sitio donde su
cuerpo se encuentra, ponga en juego su fuerza de voluntad, y lleno de plena
confianza en sí mismo, camine por el sitio imaginado.

Camine como si estuviera en carne y hueso en el lugar imaginado. Si la
práctica se hace correctamente, Ud. se desdoblará y entonces su alma se
transportará a ese lugar donde Ud. podrá ver y oír todo lo que allí sucede.

Del libro: Introducción a la Gnosis del V.M. Samael Aun Weor.
Una iniciativa del Instituto Cultural Quetzalcoatl.

 

| VOLVER A PRACTICAS |