gnosis
 
  >> INICIO
  >> GNOSIS
  >> PARA LOS NUEVOS
  >> ENSEÑANZAS SELECTAS
  >> PRACTICAS
  >> ORACIONES & PLEGARIAS
  >> MANTRAMS
  >> ESPECIALES
  >> SEXOLOGIA GNOSTICA
  >> FRASES & CITAS
  >> REFLEXIONES
  >> CONFERENCIAS
  >> LIBROS
  >> V.M. SAMAEL AUN WEOR
  >> REVISTAS GNOSTICAS
  >> CURSOS POR EMAIL
  >> LISTA DE CORREOS
  >> LINKS
  >> CONTACTENOS

cursos_gnosis_hoy
gnosis_en_facebook
gnosis_en_twitter
gnosis_english_now

 


 
LOS MAYAS

 

 

Una de las civilizaciones más portentosas que jamás haya existido es, sin duda, la de los Mayas. También es una de las más desconocidas y enigmáticas.

 

Se extendieron por un territorio que comprendía los países actuales de México, Guatemala, Honduras, Belice, El Salvador e incluso, gran parte de Colombia. De hecho, algunas etnias colombianas muy particulares conservan todavía viva la sabiduría y rituales mayas, destacando sus profundos conocimientos sobre medicina que desafían, en resultados, a la actual. Nos referimos concretamente a los indios Arawacos, Bintukuas y Kogis (los que viven en las alturas de la Sierra Nevada, no en la costa).

 

Tal es la cantidad de restos arqueológicos mayas, ciudades, centros ceremoniales y científicos, etc. que existen, que muchos actualmente están incluso sin catalogar o descubrir. En las selvas colombianas existen ciudades inmensas que los Arawacos conocen y veneran pero que son absolutamente desconocidas para la antropología oficial.

 

Casi constantemente salen a la luz nuevos hallazgos (aparte de los que nunca llegan a ser conocidos debido al prolijo comercio de objetos antiguos). Recordemos el descubrimiento de 300 construcciones (pirámides) en El Salvador (año 1986) además de una fantástica construcción en forma de jaguar la cual sólo se aprecia desde el aire. O, por citar algún otro, la apertura de unos cuantos templos en Guatemala en el interior de los cuales se contaron 700.000 vasijas y objetos diversos de incalculable valor arqueológico.

 

En todos estos países existen gran cantidad de templos mayas totalmente cubiertos de tierra y vegetación. Algunos parecen auténticas montañas. Sin embargo el presupuesto nacional destinado al patrimonio arqueológico es absolutamente insuficiente. Todos los cientos de visitantes que diariamente se acercan al impresionante recinto de Palenque, en Chiapas (México), por ejemplo, se quedan sobrecogidos ante tan magnas construcciones. Actualmente se pueden visitar apenas una docena de templos, incluyendo la famosa Pirámide de las inscripciones o Tumba del Dios Pacal. Esta visita lleva, por lo menos, un día entero (si es que se quiere disfrutar relajadamente del lugar). Casi todo el mundo ignora que tras el muro de la selva que rodea el recinto existen por lo menos 500 construcciones más. Todo esto en un lugar impenetrable por la vegetación y donde, para colmo, apenas existen rocas de ninguna especie.

 

Los Mayas forman un aparte en la historia de las civilizaciones ya que no pasaron por el proceso involutivo o de decadencia de, por ejemplo, aztecas y egipcios. El enigma de la desaparición de los Mayas es algo que está muy lejos de resolverse, en el mundo de la antropología oficial, satisfactoriamente.

 

Engels y Marx se basaron para describir la evolución social de la humanidad en el libro de L. H. Morgan: "La sociedad primitiva". Sin embargo, por ignorancia, Morgan dividió la historia humana en tres etapas: Salvajismo, Barbarie y Civilización, afirmando expresamente que la civilización empieza cuando se establece la propiedad privada. Esto es un grave error ya que la propiedad privada no existió en ninguna de las culturas preamericanas. Y la historia tendrá que reconocer algún día, que estas civilizaciones tuvieron los más grandes hallazgos de la humanidad: astronomía, calendario, ciencias sociales, matemáticas, etc.

 

Mientras las llamadas "tierras civilizadas" de Europa poseían el sistema de numeración romano, con todas sus dificultades operativas, el sistema de numeración Maya (vigesimal) les permitía, con sólo dos símbolos básicos (. y -) realizar rápidamente complicadísimos cálculos con cantidades millonarias. Recordemos que la moderna informática trabaja con un sistema binario basado en dos signos (1 y 0).

 

Profundizando en el estudio de las grandes culturas del pasado siempre surge un interrogante: ¿es el desarrollo tecnológico igual a progreso? Engels y Marx afirmaron que la secuencia: comunismo primitivo, esclavitud, feudalismo, burguesía que se dio en Europa, forzosamente tiene que darse en los demás continentes. Pero esto es un concepto falso. El etnólogo Rafael Girard, tras 42 años de estudios de los Mayas-Quichés y de los Quechuas, se encontraba en condiciones de afirmar que las culturas precolombinas no conocieron ni vivieron la etapa de esclavitud ni la del feudalismo. Es muy posible que el estudio de las culturas antiguas, realizado con criterios de objetividad, pueda proporcionarnos datos sumamente interesantes que nos muestren el camino para superar el drama de la humanidad de este siglo; en este sentido deberían tratar de aplicarse los descubrimientos de la antropología (si nuestro orgullo nos lo permite) ya que de otra forma tenemos una ciencia inútil.

 

Los hechos más conocidos de la historia de las civilizaciones preamericanas son, sin duda, las desgraciadas circunstancias de su aniquilación bajo la bota de los conquistadores. Obviamente, exceptuamos a los Mayas los cuales, sin que se haya podido aclarar jamás satisfactoriamente, simplemente desaparecieron. El aniquilamiento de la gran civilización de la América Antigua constituye uno de los más bárbaros atentados contra la cultura de todos los tiempos. Tal como afirmaba Fray Bernardino de Sahagún: "La humanidad ignorará siempre lo que han sido estos grandes pueblos. Puede ser que jamás se sepa qué gran cultura intelectual habían alcanzado".

 

Muy pocos códices mayas pudieron librarse de la fanática destrucción que ordenó en 1562 el obispo de Yucatán Fray Diego de Landa cuando en su famoso acto de fe mandó colgar y atormentar a miles de indígenas, así como quemar y destruir 5.000 esculturas, 13 altares, 197 recipientes sagrados y 27 rollos de numerosos códices y manuscritos.

 

Cuatro códices mayas existen actualmente en el mundo: el códice Borgia, el Peresiano, el Trocortesiano y el discutido Códice Desconocido (cuyo contenido religioso-sexual ha hecho que algunos hablen de él como un compendio de sabiduría tántrica maya, paralelo curioso e indescifrable de conocidos textos hindues). Durante la conquista se compusieron, en lengua castellana, recogiendo grandes conocimientos y tradiciones mayas, dos libros sagrados para los Quichés de hoy (los Quichés se consideran herederos de la lengua y parte de la espiritualidad de los antiguos Mayas). Estos libros son: el Chilam Balam de Chumayel (el libro de los libros) y el Popol Vuh (más correctamente Pop Vuj, llamado la Biblia Maya).

 

ANTIGÜEDAD DE LOS MAYAS

 

Oficialmente se les data a partir de la era cristiana, y en el siglo IX sería su época de esplendor. Muchas investigaciones demuestran que estos conceptos seguramente son erróneos (a veces intencionalmente tergiversados). A modo de ejemplo citaremos una fecha trascendental en la historia maya, según una inscripción traducida por el Dr. Henseling: año 8498 a. de C.

 

SU DESAPARICIÓN

 

Este es el tema más enigmático y polémico. Casi todas las explicaciones carecen de bases sólidas y se derrumban al menor análisis. Teorías como la de los terremotos, agotamiento de los suelos por cosechas mal planificadas, epidemias, guerras internas, etc., ninguna resiste un análisis a fondo. Según otras versiones los Mayas eran profundos conocedores de la metafísica y conceptos tan modernos como el híper-espacio. Así pues, dicen algunos, simplemente pasaron a un universo paralelo (fenómeno semejante al que se cree acontece espontáneamente en ciertos lugares como el "Triángulo de las Bermudas"). Puede parecer absurda esta hipótesis (aunque, objetivamente, lo es menos que las otras y, este rechazo inicial a una idea indica hasta qué punto cargamos en la mente innumerables prejuicios y preconceptos).

 

En honor a la verdad, quienes hemos viajado por esas tierras relacionándonos con quienes viven en contacto directo con esa cultura, nos sorprende que la teoría de varios millones de personas desapareciendo físicamente para vivir en un universo paralelo les parece a la mayoría de estas gentes muy natural. Resulta muy interesante para cualquier investigador que viaje por esas tierras entablar conversación con algún vigilante de los recintos arqueológicos. En confianza y, usualmente, sin ánimo de lucro, le contarán anécdotas curiosísimas que no debemos despreciar. Una experiencia única es pasar una noche en esos recintos o dentro de un templo. Quienes han vivido esa experiencia afirman que la cultura maya no ha muerto...

 

Para los antropólogos Rafael Girad e Ignacio Magaloni Duarte "esos humanos son los padres de la cultura de la humanidad. Plasmaron científicamente una sociedad que no conoció la esclavitud, ni el feudalismo ni el capitalismo".

 

ORIGEN DE LOS MAYAS

 

Cuando se afronta objetivamente el estudio de la antropología cultural, resulta innegable que hubo de existir un anexo, una unión, entre todas las culturas del mundo. Si no consideráramos un tronco común para todas las civilizaciones pasadas no podríamos explicarnos jamás sus asombrosas similitudes de fondo.

 

La leyenda nos dice que los aztecas vinieron de AZTLAN o ATLAN que significa: "lugar rodeado de agua". La palabra ATLÁNTIDA de alguna manera llegó a Preamérica, Egipto y Grecia. La raíz ATL no existe ni existió (que sepamos) y según la filología moderna, nunca en ningún otro idioma más que en el Nahua (lengua de los Aztecas). Su significado es: AGUA.

 

Existe en el Códice Borgia la figura de ATLANTEOTL que carga sobre sus hombros el Cosmos, exactamente igual al Atlas griego, al que estamos acostumbrados a dar prioridad como símbolo. En figura, nombre y símbolo, Atlas es exactamente copia de Atlanteotl (quitando la desinencia OTL tenemos ATLANTE). La mitología griega no sólo tomó el nombre de algún lugar sino también la figura y el significado. Resulta curioso, además, que la hija del Atlas griego se llame MAYA.

 

Tocamos en estos momentos un tema inquietante que disgusta a muchos teóricos. ¿Fue una realidad el continente Atlante y su civilización? Nuestra opinión es que, ante las pruebas físicas existentes, ninguna persona culta se atrevería a negarlo rotundamente.

 

Alguien decía que sobre el tema de la Atlántida se habían escrito nada menos que 25.000 libros. En todo caso, las primeras referencias se las debemos a Platón en sus diálogos "Critias" y "Timeo". Curiosamente en la Cámara de la Signatura del Vaticano se encuentra un fresco de Rafael llamado "La Escuela de Atenas". En él se ve a Platón, en el centro, sosteniendo un libro: "El Timeo" (en este libro se describe con gran detalle el continente Atlante). Platón afirmaba que la Atlántida era un continente situado en el océano Atlántico y que se hundió 9.000 años a. de C.

 

Modernamente se pensaba que la Atlántida era una utopía, sobre todo a raíz de concebirse las teorías geológicas de la Pangea. Sin embargo hoy resulta difícil refutar a Platón ante los muchos descubrimientos a su favor:

 

Uno de los primeros hallazgos significativos que viene a arrojar algo de luz sobre el tema se debe a Enrique Schielemann, el célebre descubridor de Troya (la cual, por cierto, era considerada en los medios científicos una fantasía literaria). Encontró Schielemann una copa de bronce en la cámara llamada "El tesoro de Príamo". Es un vaso de noble forma pero con claras diferencias de diseño con las copas de la misma época procedentes de los diversos lugares del Mediterráneo. En ella se lee, en caracteres fenicios, el siguiente texto: DEL REY CRONOS DE LA ATLÁNTIDA.

 

En una región llamada Tiahuanaca en Centroamérica se encontraron vasos semejantes. En ellos había ciertas monedas en las cuales se podía leer con entera claridad una frase que decía: EMITIDO EN EL TEMPLO DE LAS PAREDES TRANSPARENTES.

 

Con referencia al metal cobre cabe destacar el hallazgo de un eslabón de este material por una expedición oceanográfica respaldada por el príncipe Rainiero de Mónaco. La pieza se extrajo del fondo del mar próximo a las Azores, a una profundidad de unos 3.000 metros. Esta pieza resultaría insignificante sino fuera porque las dotaciones científicas indicaron que fue fundido hace aproximadamente 10.000 años.

 

En 1968 se descubre la famosa muralla de Bimini, a 900 m. de profundidad. Enormes piedras que forman una muralla rectangular semejante a las construcciones megalíticas del Perú y Bolivia.

 

En mayo de 1979 el profesor Aksinov de la Academia de Ciencias del Soviet mostró evidencias fotográficas de paredes de piedra y escaleras hechas por el hombre a 200 pies de profundidad, a unas 275 millas de Portugal. Estas investigaciones fueron complementadas y refrendadas por las del famoso oceanógrafo Jacques Cousteau.

 

En el mismo año se encontraron edificios en el monte Amper a 100 m. bajo el agua, a cientos de Km. de España, bajo el océano Atlántico.

 

Es de destacar también el descubrimiento de una pirámide submarina a 50 millas de Florida y 1.200 pies de profundidad, mayor que la pirámide de Keops y con un volumen doble de la de Quetzalcóatl de México.

 

Enumerar tan solo todos los descubrimientos en relación con Ia Atlántida sería muy largo; destacaremos el reciente hallazgo de una muralla de piedra de indudable construcción humana bajo las aguas del Mediterráneo.

 

Por último, las legendarias afirmaciones acerca de los antepasados gigantes de la humanidad están firmemente documentadas por las decenas de restos humanos de enormes proporciones encontrados en variadísimos lugares del mundo. Por citar algunos: el esqueleto gigante de más de 3 m. hallado en las murallas de Madrid, el fémur humano correspondiente a un individuo de 5 m. de altura en California, el cráneo humano con capacidad 3 veces superior a la nuestra actual, etc., etc., etc., y acerca de los cuales la ciencia oficial simplemente calla.

 

Todos los datos apuntan la idea de que la época de sumersión de Ia Atlántida fue una era de terribles cambios geológicos, coincidente con una brusca revolución del eje terrestre (translación de los polos al ecuador). Curiosamente todo señala que dicha revolución debió de operarse en un espacio de tiempo inusitadamente corto. Así, Charles Darwin, en sus exploraciones por las zonas árticas del planeta se asombró al descubrir una enorme cantidad de restos de animales tropicales y, además, con toda la apariencia de haberles sobrevenido la muerte en circunstancias bastante violentas.

 

El Maestro Samael Aun Weor presenta en su magnífica obra "La Doctrina Secreta de Anahuac" dos curiosos relatos que narran la catástrofe Atlante. El primero es un manuscrito maya de la colección "Le Plongeon" llamada "Los manuscritos de Troano" y que puede verse en el Museo Británico. Textualmente dice:

 

"En el año 6 de Kan, el 11 Muluc, en el mes Zrc, ocurrieron terribles terremotos que continuaron sin interrupción hasta el 13 Chuen. El país de las lomas de barro, la tierra de Mu, fue sacrificada. Después de dos conmociones desapareció durante la noche, siendo constantemente estremecida por los fuegos subterráneos que hicieron que la tierra se hundiera y reapareciera varias veces y en distintos lugares. Al fin la superficie cedió y diez países se separaron y desaparecieron. Se hundieron 64 millones de habitantes 8.000 años antes de escribirse este libro".

 

El otro se encuentra en los archivos del templo de Lhassa, en el Tibet. Es una inscripción caldea escrita 2.000 años a. de C.:

 

" Cuando la estrella Bal cayó en el lugar donde ahora solo hay mar y cielo, las 7 ciudades con sus puertas de oro y templos transparentes temblaron y se estremecieron como las hojas de un árbol movidas por la tormenta. Y he aquí que una oleada de fuego y de humo se elevó de los palacios; los gritos de agonía de la multitud llenaban el aire... "

 

Indudablemente uno de los orígenes de la civilización egipcia debemos buscarlo también en la Atlántida. Ciertas tradiciones que se pierden en la noche de los siglos cuentan que en tiempos de la Atlántida muchas gentes acudían en largas peregrinaciones a dos puntos del planeta que, seguramente, eran el centro de gravedad de la sabiduría hermética. Uno eran las regiones de América Central, destacando el recinto sagrado de Teotihuacan (México); el otro Egipto. Con tales afirmaciones enfatizamos que el origen de algunas construcciones que hoy existen en estos lugares se remonta a cerca de 30.000 años atrás, lo cual puede ser demostrado físicamente. También por medio de la antropología cultural es posible tener algo de luz en este asunto. Así vemos que los historiadores de Egipto afirmaban que de "ATLAN" fueron a esas tierras sabios arquitectos que enseñaron a ese pueblo a labrar rocas y construir pirámides.

 

Osiris, como personaje histórico, recibía el nombre de "GRAN ATLANTE". En el Osirión, que era un templo subterráneo rodeado de canales se expresaba la idea de que Osiris llegó desde "ATLAN" como primer colonizador enviado por los sabios de otro continente para conservar en todas partes del mundo el tesoro de la Ciencia y la Sabiduría (según expresa D. Juan Marín en su libro titulado "El Egipto de los faraones, historia y documentos").

 

Otro importante personaje de la historia egipcia fue IMHOTEP (nombre que en maya significa "Seno del quinto sol"). Es lmhotep el autor del papiro Simth (de 4,5 metros por 30 cm.) donde se escriben operaciones craneales y de la espina dorsal, entre otras. Fue también el proyectista y edificador de la pirámide escalonada de Sakkara. Según la historia, enseñó a los egipcios a labrar piedras y a construir pirámides, y fue el padre de de toda la tradición iniciática del cercano oriente y de la Europa meridional.

 

Los Misterios Osíricos pueden considerarse inspiraciones de los Orficos, de los Eleusinos, de los que se celebraban en Argos y en Focia, Arcadia, Messenia, Corinto, Tanunuz, Cibeles, de los Mitraicos que de Persia pasaron a Armenia, Cabadocia, Sicilia y Roma, todo lo cual parece ser una extensión del conocimiento atlante.

 

Dice Paul Brunton en su "Egipto Secreto": "Cuando Platón fue a Egipto, los sacerdotes le dijeron que en el centro de Atlán había una gran pirámide truncada que era Templo del Sol". (Nótese la similitud con la Pirámide del Sol en Teotihuacan, México)

 

Con la sumersión del continente atlante, sin duda, grupos humanos poseedores de una gran sabiduría se establecieron en diversos puntos del planeta: Centroamérica, Egipto, norte de Europa y meseta central de Asia. Así se explica que en todos estos lugares floreciese la misma sabiduría inmortal.

 

NUEVAS PARADOJAS SOBRE LA CULTURA Y LENGUA MAYA

 

Algunos filólogos destacan que, probablemente, existió un primitivo idioma madre de todas las lenguas actuales. Si tal afirmación fuese real lo más aproximado a ese idioma primigenio sería, sin duda, el Maya.

 

De alguna manera la civilización Maya se las ha arreglado para estar presente en el recuerdo de muchas otras culturas en apariencia, dispares y no relacionadas. Decimos "en apariencia" porque, indiscutiblemente existe alguna suerte de nexo entre casi todas las civilizaciones de la Tierra. De otra manera no podríamos explicarnos sus similitudes. Tan solo un estudio comparado de las principales religiones denota que el trasfondo de las mismas contiene conocimientos universales, presentes en todas las latitudes y todas las épocas.

 

Volviendo a los Mayas y, aceptando la teoría histórica oficial, no podemos explicarnos cómo Valmiki, el famoso historiador hindú, autor del Ramayana, en el siglo IV a. de C., puede afirmar:

 

Los Mayas, partiendo de su tierra de nacimiento en el este, como misioneros de religión y conocimiento, fueron primero a Burma y alli instruyeron a los Nagas. De Burma fueron al Deccan, en la india, de donde llevaron su religión y conocimientos a Babilonia y Egipto.

 

Los mayas eran grandes navegantes cuyos barcos viajaban de los océanos del oeste a los del este y de los mares del sur a los del norte en edades remotísimas.

 

Lo anterior es textual del volumen I del Ramayana. Seguramente lo más fácil es pensar que el más famoso historiador de la India antigua era un consumado mentiroso pero ... ¿cómo podía un personaje de hace 2.400 años saber que existía una civilización llamada Maya?

 

CURIOSIDADES LINGÜÍSTICAS

 

El idioma Maya, tan poco estudiado hasta hace apenas unos años, parece impregnar casi todas las lenguas del mundo. En infinidad de ellas encontramos vocablos que parecen pertenecer más propiamente al Maya.

 

Como curiosidad cabe destacar que, hoy en día, un indio mexicano (de Yucatán) y un japonés pueden entenderse sin excesiva dificultad y sin contar con un intérprete. También este mismo, maya- parlante, puede entenderse fácilmente con un tibetano que hable el dialecto Naga.

 

Aún más, los viejos idiomas Acadio, Caldeo y, en gran medida, el Egipcio, eran, en gran parte, Maya (el Caldeo era casi un 80% Maya) y esto es fácil de verificar (compárense palabras con el diccionario Maya-Español, recientemente publicado en México y la "gramática elemental y vocabulario Acadio-Babilonio" de M. Leonarmannt, por ejemplo).

 

Considerando que el Caldeo es el abuelo de muchas de nuestras lenguas europeas, podremos comprender cómo pueden estar éstas plagadas de vocablos Mayas.

 

Pero el Griego es un caso excepcional, aunque en este sentido no hay muchos estudios serios. Podemos afirmar, sin embargo, que una gran cantidad de palabras griegas pueden traducirse, de una manera muy clara, descomponiéndolas en vocablos Mayas. Ejemplo; PHILOSOPHIA, de Philos = amor y Sophia = Sabiduría. Diseccionando la palabra hallamos los siguientes vocablos Mayas; Pil = entregarse a la contemplación, 0 = término que afirma o niega con más fuerza, Sou = desenredar, la = cosa difícil. Así, "entregarse a la contemplación, vehementemente, para desenredar una cosa o asunto difícil" explica con notable precisión el significado de filosofía.

 

Naturalmente puede parecer exageradamente pretenciosa esta explicación pero, en todo caso, no es despreciable. La historia escrita actual tampoco se puede vanagloriar de ser la definitiva.

 

Hasta el alfabeto griego parece encerrar un mensaje histórico oculto referido al tan "incómodo" continente Atlante. Traducido de Maya se lee lo siguiente:

 

"El agua abrió camino para la madre tierra en lo profundo, lejos de la orilla. El remolino golpeó el terreno con agua. Se extendió el agua sobre lo que vive. El sedimento se rompió, se sumergió hasta donde la madre tiene su nariz. Se elevó hasta aparecer sobre el remolino. El viento circuló y colocó poco a poco hasta venir la madre tierra y el viento donde el abismo, el depósito del lugar frío; colocó el fango sobre la abertura de su boca y salió el vapor. Allá el remolino depositó el sedimento. "

 

El primero en darse cuenta de este curiosísimo asunto fue el famoso arqueólogo Auguste Le Plongeon (cuyas teorías siempre han sido muy discutidas).

 

LA OTRA HISTORIA

 

Es un hecho bien conocido que los Brahamanes obtuvieron su cosmogonía, ciencia y artes de los Nagas (¿Mayas?, recordemos que el dialecto Naga y la lengua Maya son casi idénticos) los cuales fueron llamados después Danavas. Los Nagas y los Brahamanes usaron el símbolo de la Serpiente Emplumada, el cual es, indiscutiblemente, de origen preamericano.

 

Valmiki, en el Ramayana, afirma:

 

"En tiempos antiguos hubo una princesa de los Nagas cuyo nombre era Maya.”

 

A esta princesa se le atribuye la autoría del Surya Siddhanta, un tratado de astronomía estimado en más de 10.000 años de antigüedad. Una vez más conviene, recordar que los conocimientos astronómicos de los Mayas no fueron superados por ninguna de las otras civilizaciones que se supone fueron contemporáneas.

 

EL SAGRADO AUM

 

Inclusive la palabra más sagrada del Budismo, la sílaba AUM, parece no poder traducirse más que en Maya. En este idioma (y sólo en este) cada letra tiene un significado coherente con las demás; A = masculino (Padre), U = femenino (Madre), M = el engendrado (hijo).

 

He aquí uno de los misterios religiosos más universales; la Trinidad, representada en todos los pueblos de la Tierra con el símbolo del triángulo equilátero (presente, como no, en muchos templos preamericanos).

 

En la India, el Sri Santara o Gran AUM, se representa con un triángulo equilátero.

 

El libro hindú Niroukta afirma que:

 

"Hay tres personas distintas y un solo Dios verdadero.”

 

Los Caldeos representaban a AIN SOPH, la Gran Luz, como una trinidad por medio del triángulo equilátero.

 

Más tarde Procio asienta que:

 

"El Demiurgo o Creador es triple.”

 

Y Pitágoras (el cual había estudiado en Egipto, donde el triángulo con el ojo resplandecía desde hace miles de años en los templos) afirmaba:

 

"Dios es números y armonía. El triángulo representa a Dios. "

 

Mucho antes los preamericanos proclamaban que lo divino se manifestaba matemáticamente, que HUNAHPU era "lo dador del movimiento y la medida".

 

EL DIOS ABSTRACTO

 

Como concepción más abstracta que la trinidad aparece en todos los cultos "Lo Innombrable". En el lenguaje de los chinos:

 

"El Tao que puede ser nombrado no es el Tao.”

 

En otros términos: Bram, Aelohim, Adi-Budha, Huracán (éste último lo usaban los Mayas para designar al Dios que no se puede representar, literalmente "Aquello que se dice suspirando", es decir, imitando el sonido del viento).

 

De este Dios abstracto surgen los Elohim (palabra hebrea que traducida literalmente significa "Dioses y Diosas" ya que comienza como singular masculino y termina como plural femenino). Este mismo significado tiene la palabra Maya "Lahum", donde se observa, nuevamente, una curiosa similitud de estructura y de fonética.

 

Fuente: Revista Nueva Atlantida.