gnosis
 
  >> INICIO
  >> GNOSIS
  >> PARA LOS NUEVOS
  >> ENSEÑANZAS SELECTAS
  >> PRACTICAS
  >> ORACIONES & PLEGARIAS
  >> MANTRAMS
  >> ESPECIALES
  >> SEXOLOGIA GNOSTICA
  >> FRASES & CITAS
  >> REFLEXIONES
  >> CONFERENCIAS
  >> LIBROS
  >> V.M. SAMAEL AUN WEOR
  >> REVISTAS GNOSTICAS
  >> CURSOS POR EMAIL
  >> LISTA DE CORREOS
  >> LINKS
  >> CONTACTENOS

cursos_gnosis_hoy
gnosis_en_facebook
gnosis_en_twitter
gnosis_english_now

 


 
EL EVANGELIO de JUDAS

 

 

“Judas Iscariote es otro caso muy interesante. Realmente este Apóstol jamás traicionó a Jesús el Cristo; sólo representó un papel, y éste se lo enseñó su Maestro Jesús. El Drama Cósmico, la vida, pasión y muerte de nuestro Señor el Cristo, fue representada desde los antiguos tiempos por todos los Grandes Avataras. El Gran Señor de la Atlantida, antes de la segunda catástrofe transapalniana, representó en carne y hueso el mismo Drama de Jesús de Nazaret.”

V.M. Samael Aun Weor

 

Presentado por la sociedad National Geographic en Estados Unidos, el manuscrito en cuestión, que se ha bautizado como “El Evangelio de Judas” fue escrito alrededor del año 300 (ha sido fechado mediante carbono 14), y está escrito en copto. Es copia de un texto en griego que se presume fue redactado 150 años después de la muerte de Jesús, y descubierto, en una caverna de El Minya, Egipto, en los 70.

Judas, según este evangelio, era un discípulo leal, quien simplemente obedeció las órdenes de su maestro al entregarlo a las autoridades, con lo que Jesús pudo cumplir con las profecías bíblicas. No hay mención del traidor que lo vendió a sus enemigos por 30 monedas de plata.

Es un documento de 26 páginas, cuyo pasaje crucial es uno en que Jesús dice a Judas: “Superarás a todos ellos. Porque sacrificarás al hombre que me vistió”. Los estudiosos lo interpretan como que Cristo le indicaba que le ayudaría a liberar el ser espiritual al ayudarle a despojarse del ser físico.

Relatos sobre Judas no son nuevos. El manuscrito es mencionado por primera vez en un tratado de alrededor de 180 A.D, escrito por el obispo Ireneo de Lyon, en lo que hoy es Francia, quien lo denunciaba por apartarse del cristianismo aceptado y aseguró era ficticio.

En esa época circulaban varios evangelios (llegaron a ser alrededor de 30) aparte de los cuatro bíblicos, los de Mateo, Marcos, Lucas y Juan, los cuales Ireneo consideró eran los únicos aprobados. Los demás fueron denominados apócrifos y descartados por la iglesia catolica.

Este manuscrito “es auténtico. Los expertos consideran se trata de un evangelio apócrifo de los inicios de la era cristiana”, sostuvo ayer Terry García, vicepresidente ejecutivo de la sociedad National Geographic.
Rudolphe Kasser, un académico suizo de estudios cópticos dirigió al equipo que reconstruyó y tradujo el documento.

El evangelio de Judas, según los estudiosos fue redactado, al parecer, por el grupo de los llamados gnósticos, que creían que el camino de la salvación residía en los conocimientos místicos impartidos por Jesús a sus allegados más íntimos, y en los textos que serán exhibidos desde hoy en Washington al público, el hasta ahora considerado traidor de su maestro figura como uno de sus amigos más cercanos.

La National Geographic Society ha preparado un documental, que se estrenará en su canal de cable en Estados Unidos, en el que detallan qué ha ocurrido con el “Evangelio de Judas” desde su descubrimiento en la década de los 70 y cómo se llevaron a cabo los esfuerzos académicos por determinar su origen y edad. El manuscrito en cuestión está muy deteriorado, se vendió dos veces y fue robado una.

(Con información de AP, Los Ángeles Times, The New York Times)

 

Sobre Judas nos dice el V.M. Samael Aun Weor en su libro La Gran Rebelión:

“Incuestionablemente cada uno de nosotros lleva en su psiquis a los tres traidores. Judas, el demonio del deseo; Pilatos el demonio de la mente; Caifás, el demonio de la mala voluntad. Estos tres traidores crucificaron al señor de Perfecciones en el fondo mismo de nuestra alma. Se trata de tres tipos específicos de elementos inhumanos fundamentales en el drama cósmico. Indubitablemente el citado drama se ha vivido siempre secretamente en las profundidades de la conciencia superlativa del ser. No es pues, el drama cósmico propiedad del Gran Kabir Jesús como suponen siempre los ignorantes ilustrados. Los Iniciados de todas las edades, los Maestros de todos los siglos, han tenido que vivir el drama cósmico dentro de sí mismos, aquí y ahora. Empero, Jesús el Gran Kabir tuvo el valor de representar tal drama íntimo públicamente, en la calle y a la luz del día, para abrir el sentido de la iniciación a todos los seres humanos, sin diferencias de raza, sexo, casta o color. Es maravilloso que halla alguien que en forma pública enseñare el drama íntimo a todos los pueblos de la tierra.
Más otra cosa es el maestro que representó este papel, indudablemente un papel tan fuerte e importante solo lo podría representar alguien muy preparado, pero solo cumplió con las órdenes del maestro Jesús, para que se representara el Drama Cósmico.”


TEXTO COMPLETO DEL EVANGELIO DE JUDAS
FORMATO WORD COMPRIMIDO - PESO 14 Kb.