gnosis
 
  >> INICIO
  >> GNOSIS
  >> PARA LOS NUEVOS
  >> ENSEÑANZAS SELECTAS
  >> PRACTICAS
  >> ORACIONES & PLEGARIAS
  >> MANTRAMS
  >> ESPECIALES
  >> SEXOLOGIA GNOSTICA
  >> FRASES & CITAS
  >> REFLEXIONES
  >> CONFERENCIAS
  >> LIBROS
  >> V.M. SAMAEL AUN WEOR
  >> REVISTAS GNOSTICAS
  >> CURSOS POR EMAIL
  >> LISTA DE CORREOS
  >> LINKS
  >> CONTACTENOS

cursos_gnosis_hoy
gnosis_en_facebook
gnosis_en_twitter
gnosis_english_now

 


 
V.M. SAMAEL AUN WEOR

 

 


1954 - 27 de Octubre - 2015

Estamos celebrando en estos días el 61 aniversario del advenimiento del
Avatara de Acuario V. M. Samael Aun Weor.
El 27 de octubre de 1954 se produjo un acontecimiento que marcaría a fuego la
historia del esoterismo moderno. Ese día, en una maravillosa ceremonia,
cargada de un gran misticismo, el Avatara, V. M. Samael, se comenzaba a
manifestar con toda su fuerza, para entregar el mensaje universal de la
regeneración del ser humano.
A partir de ese momento la gnosis moderna alcanzaría una proyección mundial y
se consolidaría como la “Doctrina de Acuario”.

El V. M Samael se expresó con un mensaje muy claro, que lograría sacar a las
escuelas de regeneración de terribles confusiones y depresiones y pondría la
autorrealización intima del Ser al alcance de cualquiera que quisiera llevarla
adelante.

El mensaje gnóstico samaeliano esta dicho de una forma asombrosamente simple y
directa. El Avatara tuvo la misión de entregar la gnosis pura, en estos
tiempos tan difíciles y trágicos, y dejar plantada la semilla de una nueva
cultura fundamentada en la comprensión, la inteligencia, el amor conciente y,
sobre todo, “la verdad” sin tapujos.
Su obra permitió que en adelante las claves de la autorrealización no
estuvieran restringidas a un pequeño número de “iniciados” sino que llegasen
al pueblo, a cada uno de nosotros, sin complicaciones, sin velos, sin
intelectualismos inútiles.

Esas claves no son sencillas, pero están explicadas de una manera tan simple,
que cualquier persona pueden trasponer la puerta de la iniciación con el uso
de una voluntad firme y su propio esfuerzo.

Medio siglo después es un buen momento para evaluar qué ha dejado y qué está
dejando la obra gnóstica hoy en día, desde el punto de vista individual y
también colectivo.

Para comenzar debemos recordar que el trabajo que propone la Gnosis comienza
por nosotros mismos y las primeras preguntas que deberíamos realizar no son
acerca de la sociedad y el mundo, sino de nuestro propio esfuerzo y trabajo.
¿Qué significa la gnosis para mí?
¿He podido aprovechar estos estudios para llegar a autoconocerme?
¿Qué experiencias tengo acerca de lo que la gnosis enseña?
¿He podido cambiar mi forma de pensar, sentir y actuar?
¿Estoy realmente entrando en el camino interior iniciático?
Sería bueno que fuéramos sinceros con nosotros mismos en la contestación a
estas preguntas y otras similares, sabiendo que sólo nosotros escucharemos las
verdaderas respuestas ante el juicio de nuestra propia conciencia.
La consecuencia de una valorización de la enseñanza gnóstica es luego la
pregunta: ¿cómo puedo servir al prójimo, al mundo, a partir de este
conocimiento?
Allí entonces comienza la auténtica motivación de la obra gnóstica colectiva.

La labor grupal surge a partir del esfuerzo individual de cada uno de
nosotros.
A partir de esta premisa, y en cuanto al desarrollo que ha tenido el
Movimiento Gnóstico en el mundo, podemos ahora hacer algunas evaluaciones
interesantes.

60 años después, encontramos por un lado un crecimiento importante de la labor
misional y la expansión por diferentes lugares del mundo. Podemos decir que,
con gran sacrificio, se ha hecho mucho, aunque quede muchísimo más por hacer
También se ha plasmado un esfuerzo interesante en cuanto a la divulgación de
la obra escrita del V. M. Samael que ha permitido traducir sus libros y
cátedras a diversos idiomas y llegar a lugares que antes eran virtualmente
impensables. Así mismo se han hecho frecuentes ediciones de sus obras
principales.

La cantidad de difusión ha sido abundante y con gran sacrificio. Un tema
diferente es la calidad de esa misma difusión que, a nuestro entender, debe
corregir muchos errores.
Debería, a nuestro entender, revisarse las formas en las cuales llega la
gnosis al público y actualizar los métodos de divulgación, que no pueden ser
los mismos que los de hace 60 años.

Así mismo se han dado errores en el relacionamiento con la sociedad en su
conjunto. Si pretendemos penetrar en la cultura, tenemos que alcanzar el
pragmatismo, como el del que hizo gala el V. M Samael, que nos permita “estar
en el fuego sin quemarnos”. Acceder a los diferentes medios culturales en una
forma abierta e inteligente, concientes de que estamos inmersos en la sociedad
del Kali Yuga y que la recepción de las enseñanzas gnósticas se va procesando
de acuerdo al mismo condicionamiento social e individual de estos tiempos.

La eclosión de la tecnología de las comunicaciones y en particular internet ha
tenido un papel dual en la divulgación doctrinaria. Por un lado se ha
establecido una cierta comunicación entre los gnósticos del mundo y hay gente
que se ha acercado a los centros gnósticos a partir de la difusión por
internet; pero también han salido a luz rencillas, resquemores, desacuerdos y
peleas entre gnósticos que han generalizado la impresión de una familia
desunida. Las causas de esto último, que también se verifica en el
relacionamiento personal, es un tema muy profundo que escapa a las
posibilidades de análisis de este comentario.

Tenemos que comprender que el mundo de hoy se ha globalizado y nos encontramos
ante nuevos desafíos en lo colectivo y también en lo individual. El mundo no
es hoy como era en los años 70. Las ideas se han polarizado, cada vez se
siente con más rigor el dolor y la confusión de la mayoría. Hoy en día es una
realidad aquella visión que nos adelantara el Avatara, acerca de que esta
sociedad, tal como la conocemos, necesita pasar por tremendas transformaciones
para que los seres humanos (o por lo menos algunos) podamos continuar
habitando el planeta.

Un aniversario de estas características es un buen momento para el festejo y
el alborozo pero también para la reflexión y la rectificación. Conocer la
gnosis ha sido, para muchos de nosotros, la más grande bendición y debemos
corresponder a ese beneficio con nuestro esfuerzo, inteligencia, voluntad y
trabajo.

La gnosis está llamada a ser mucho más que una de tantas doctrinas
espirituales. Pretende conmover el mundo y revolucionar hasta las propias
raíces de nuestra sociedad, convirtiéndola en una sociedad digna, solidaria,
tolerante, fundamentada en auténticos valores espirituales.

Estamos convencidos de que el movimiento gnóstico está necesitando con
urgencia de la autocrítica constructiva, en forma individual y colectiva. Y
queremos llegar con este pensamiento a todos: a aquellos que llevan 20 o 40
años en estos estudios y aquellos que recién comienzan los primeros cursos.

La capacidad de autocrítica nos sitúa de por sí en un nivel superior del Ser.
Una de las enseñanzas más intensas del V. M. Samael es aquella en la que nos
plantea la necesidad de aprender a pensar. Desarrollar nuestra capacidad de
discernir y comprender y saber sacar “lo bueno de lo malo y lo malo de lo
bueno”. La autocrítica consciente y constructiva nos lleva por el camino del
discernimiento y del pensamiento correcto. Si lográsemos generar un
sentimiento colectivo en este sentido, podríamos llegar a conducir a la gnosis
hacia los objetivos para los que fue dada.

Saber escuchar al que no piensa como nosotros. Ubicarnos en el lugar del otro
y no juzgar a los demás. Aprender a enfrentar las situaciones nuevas de la
vida y de la difusión gnóstica sin atarnos a los viejos esquemas. Rescatar de
entre nuestro corazón los auténticos valores de fraternidad y compasión por el
prójimo.

Deberíamos aplicar en la difusión y la interrelación, aquella frase
paradigmática: “La gnosis se vive en los hechos, se marchita en las
abstracciones y es difícil de hallar aún en los pensamientos más nobles”

Paz Inverencial !

 

| VOLVER A ESPECIALES |