gnosis
 
  >> INICIO
  >> GNOSIS
  >> PARA LOS NUEVOS
  >> ENSEÑANZAS SELECTAS
  >> PRACTICAS
  >> ORACIONES & PLEGARIAS
  >> MANTRAMS
  >> ESPECIALES
  >> SEXOLOGIA GNOSTICA
  >> FRASES & CITAS
  >> REFLEXIONES
  >> CONFERENCIAS
  >> LIBROS
  >> V.M. SAMAEL AUN WEOR
  >> REVISTAS GNOSTICAS
  >> CURSOS POR EMAIL
  >> LISTA DE CORREOS
  >> LINKS
  >> CONTACTENOS

cursos_gnosis_hoy
gnosis_en_facebook
gnosis_en_twitter
gnosis_english_now

 


 
SOBRE LA ERA DE ACUARIO

 

 

En 1959 el Dr. Carl Gustav Jung hizo una importante declaración a propósito de los comienzos del fenómeno OVNI y la proximidad de la Era de Acuario, en su obra "Sobre cosas que se ven en el cielo".

"El caso es que estos rumores y la existencia física de tales cuerpos me parecen tan significativos que me siento obligado, -lo mismo que ya otra vez, cuando se preparaban los hechos que habrían de dejar su marca en Europa- a lanzar una voz de advertencia. Verdad es que sé, como en aquella ocasión, que mi voz es demasiado débil para que llegue a oídos de los demás. No es mi presunción ni arrogancia lo que me mueve; es mi conciencia de médico la que me aconseja cumplir mi deber de advertir a los menos de quienes puedo hacerme oír, que a la humanidad le esperan hechos tales que corresponden al fin de una era."

"Como ya sabemos por la historia del antiguo Egipto existen fenómenos de transformación psíquica que siempre se manifiestan al término de un mes platónico y al comienzo del siguiente. Según parece, trátase de cambios producidos en la constelación de los elementos dominantes psíquicos, de los arquetipos de los "dioses", que provocan o acompañan transformaciones seculares de la psique colectiva. Esta transformación comenzó a darse dentro de la tradición histórica y dejó sus huellas, primero en el paso de la edad de Tauro a la edad de Aries, luego en el paso de la edad de Aries a la edad de Piscis, cuyo comienzo coincide con el nacimiento del Cristianismo"

"Ahora nos aproximamos al gran cambio que es lícito esperar se produzca con la aparición del punto equinoccial de primavera en el Acuario. Sería insensato de mi parte pretender ocultar al lector que semejantes consideraciones no solamente son en alto grado impopulares, sino que hasta se aproximan peligrosamente mucho a esos nebulosos fantasmas que ensombrecieron el cerebro de astrólogos y profetas que pretendieron reformar el mundo. Debo correr el riesgo por mi cuenta y apostar en el juego mi reputación, laboriosamente conquistada, de veraz, digno de confianza y capaz de discernimiento científico. Y puedo asegurar al lector que me lanzo a esta empresa con el ánimo no muy tranquilo. Para decirlo todo, me inquieta la suerte de aquellos que, sin estar preparados, hayan de ser sorprendidos por los acontecimientos y se extravíen ante su carácter incomprensible. Como hasta ahora, que yo sepa, nadie se ha sentido movido a considerar los posibles efectos psíquicos del cambio que es de prever, ni a exponerlos por escrito, estimo que es mi deber hacerlo en la medida de lo posible y de mis fuerzas. Acometo esta ingrata empresa admitiendo la probabilidad de que se me zafe de las manos el cincel con el que debo tratar la dura piedra."

 

Del Dr.Carl Gustav Jung, psiquiatra y psicólogo suizo


| VOLVER AL MENU |