gnosis
 
  >> INICIO
  >> GNOSIS
  >> PARA LOS NUEVOS
  >> ENSEÑANZAS SELECTAS
  >> PRACTICAS
  >> ORACIONES & PLEGARIAS
  >> MANTRAMS
  >> ESPECIALES
  >> SEXOLOGIA GNOSTICA
  >> FRASES & CITAS
  >> REFLEXIONES
  >> CONFERENCIAS
  >> LIBROS
  >> V.M. SAMAEL AUN WEOR
  >> REVISTAS GNOSTICAS
  >> CURSOS POR EMAIL
  >> LISTA DE CORREOS
  >> LINKS
  >> CONTACTENOS

cursos_gnosis_hoy
gnosis_en_facebook
gnosis_en_twitter
gnosis_english_now

 


 
LA INFLUENCIA MECANICA DE LA LUNA


 

 


Llevamos una vida mecanicista, tenemos hábitos que repetimos incesantemente; nuestros hábitos son los mismos de siempre, no los cambiamos: nos levantamos a tal hora, comemos determinados alimentos, nos acostamos a otra hora; el carril del trabajo es el mismo, decimos lo mismo que siempre, es decir, somos entes totalmente mecánicos, no tenemos conciencia de nosotros mismos.

¿Quienes somos, de dónde venimos, para dónde vamos, cuál es el objeto de nuestra existencia, por qué existimos, para qué existimos? Nada sabe el pobre animal mecánico sobre estas cosas y eso es doloroso. Obviamente, toda esta mecanicidad es lunar en un ciento por ciento...

Ya ven ustedes la fuerza que tiene la Luna: ella produce las altas y las bajas mareas; la Luna hace que, en creciente, la savia de los vegetales ascienda hasta la parte superior del árbol; en menguante, la savia tiende hacia las raíces. La Luna, ya sea que esté nueva, o en creciente, o llena, o en menguante, influye sobre nosotros en forma definitiva: Si se cortan las maderas en menguante, tienen un resultado; en creciente, otro resultado. Los antiguos sembraban en menguante, porque sí sabían que de ese modo, podía la madera ser mejor, los frutos mejor, etc. En creciente, todo tiende a crecer, a subir, a ascender.

Así, mis queridos hermanos, la mecanicidad lunar está completamente demostrada; la Luna es como una pesa que hace mover toda la mecánica de la Naturaleza.

Nosotros cargamos esa Luna en nuestro interior, somos lunares, criaturas mecánicas, y obviamente, influye ésta en forma decidida sobre nuestra psiquis.

Ha llegado la hora de ir comprendiendo todas estas cosas...

No hay duda de que la Tierra, la Luna, el Sol, la Galaxia en que vivimos, están también dentro de nosotros (desde el punto de vista psicológico). Incuestionablemente, el Sol está más elevado que la Luna en la escala de los mundos, y la Galaxia en que vivimos, 0indubitablemente está más elevada que el Sol, que la Luna, que la Tierra; eso es obvio...
Pero repito: así como existe un Universo físico, visible y tangible, un Universo material, radiante, que todo el mundo puede ver, así también, es cierto y de toda verdad que existe un Universo Psicológico dentro de nosotros; esto quiere decir que dentro de nosotros debemos crear, en forma similar, nuestro universo psicológico.

Si queremos libertarnos de la influencia mecánica de la Luna, habremos de empezar por crear en nuestro interior una Luna de tipo psicológico. Si nosotros creamos en nuestro interior una Luna psicológica, nos libertaremos de la influencia mecánica de la Luna, de esa influencia mecánica fatal que cargamos en nuestro interior.

Tenemos un centro mecánico y éste está bajo la radiación mecánica de la Luna que vive en nosotros. Hay necesidad de crear una Luna Psicológica Consciente; quiero decir con esto que debemos crear un centro de gravedad consciente, en vez de un centro de gravedad mecánico.

Si creamos intencionalmente una Luna de tipo psicológico, obviamente creamos, de hecho, un centro de gravedad consciente. Esta Luna psicológica desplazaría a la Luna mecánica que en nuestro interior cargamos y dejaríamos, por tal motivo, de ser nosotros entes mecánicos, unos muñecos que otros mueven...

Ahondando en esta cuestión, diremos; para poder crear un centro de gravedad consciente, se necesita de una tercera fuerza y esa tercera fuerza no es otra que el trabajo gnóstico esotérico, crístico. Mediante esa tercera fuerza fabricamos, creamos el centro de gravedad consciente.

 


| VOLVER AL MENU ENSEÑANZAS |