gnosis
 
  >> INICIO
  >> GNOSIS
  >> PARA LOS NUEVOS
  >> ENSEÑANZAS SELECTAS
  >> PRACTICAS
  >> ORACIONES & PLEGARIAS
  >> MANTRAMS
  >> ESPECIALES
  >> SEXOLOGIA GNOSTICA
  >> FRASES & CITAS
  >> REFLEXIONES
  >> CONFERENCIAS
  >> LIBROS
  >> V.M. SAMAEL AUN WEOR
  >> REVISTAS GNOSTICAS
  >> CURSOS POR EMAIL
  >> LISTA DE CORREOS
  >> LINKS
  >> CONTACTENOS

cursos_gnosis_hoy
gnosis_en_facebook
gnosis_en_twitter
gnosis_english_now

 


 
LAS EMOCIONES NEGATIVAS NOS VUELVEN MENTIROSOS

 

 


"Necesitamos que las emociones negativas sean eliminadas de nosotros, porque esas emociones negativas pues no permiten un cambio de fondo. Es imposible transformarnos si aún poseemos dentro de nosotros emociones negativas. Nosotros tenemos que erradicar de nuestro corazón las emociones de tipo negativo, que son verdaderamente perjudiciales en todo sentido".
Conferencia: "Necesidad de cambiar la forma de pensar"
Una persona que se deja llevar por las emociones negativas, se vuelve mentirosa en un ciento por ciento. Conozco el caso de un señor que actualmente se encuentra al borde de la muerte. Este buen hombre vino a tener una embolia cerebral. ¿Motivo? Muy claro: alguien le mal informó que su hermana había sido víctima de un fraude; tal informe fue después examinado y resultó falso. Este señor llama a su hermana y cree en una infundia difamante que ella le cuenta. La tomó tan en serio, que le dio una embolia cerebral y en estos momentos se encuentra al borde de la muerte, vean ustedes, en este caso, de qué manera las emociones negativas vienen a llevarnos al fracaso. Su hermana sigue convencida de que fue víctima de un fraude. Es obvio que calumnia a un inocente, pero ella está segura de que fue víctima. Personalmente investigué el caso y me di cuenta que ella misma se estaba auto-engañando, se estaba mintiendo a sí misma, víctima de las emociones negativas, y a su vez calumniando a otra persona en forma inconsciente.
Hay que trabajar el centro intelectual y también el centro emocional. No hay duda que las emociones negativas nos vuelven mentirosos, como ya les había dicho a ustedes en alguna oportunidad. Las emociones negativas nos tornan violentos, las emociones negativas hacen que nos olvidemos de sí mismos.
Un individuo, por ejemplo celoso, llevado de la emoción negativa de los celos, pues se vuelve violento, puede matar a otro y en consecuencia ir a la cárcel; puede tratar mal a su mujer, tal vez injustamente, etc. De manera que las emociones negativas pueden convertirlo a uno en calumniador, falso, en violento, en perverso.
Pero es muy difícil, en verdad, poder controlar las emociones negativas. En un momento estamos tranquilos y puede que al siguiente momento no lo estemos. Supongamos que estamos aquí, muy en santa paz, escuchando esta cátedra, y de pronto alguien nos trae una noticia: nos dicen que un pariente o un hermano de nosotros ha sido fuertemente golpeado por fulano de tal, o que le pegaron un balazo. Claro, si no tenemos control sobre sí mismos, salimos "como locos". Abandonamos de inmediato este lumisial, protestamos en nuestro interior; nos encontramos a alguien en la calle, le contamos rápidamente lo que sucedió, y puede darse el caso de que al llegar al lugar donde se dice acaeció la tragedia, nada ha pasado, era una falsa alarma. Entonces, ¿qué sucedió? Uno, abandonamos la cátedra; lo otro, calumniamos a alguien; lo otro, asumimos actitudes violentas, y lo otro, que fue lo peor, pues fortificamos los "yoes" que tenemos en la parte negativa del centro emocional, en vez de desintegrarlos.
¡Vean ustedes cuánto daño pueden hacernos las emociones negativas! Por una emoción negativa podemos volvernos asesinos, por una emoción negativa podemos volvernos perversos, por una emoción negativa podemos nosotros calumniar al prójimo, por una emoción negativa, podemos nosotros levantar falsos juicios sobre nuestro mejor amigo, etc. Y sin embargo, tenemos esa marcada tendencia a dejarnos llevar siempre de las emociones negativas, no hemos aprendido a ser austeros, impávidos, serenos mesurados.
Así que, introducir la Gnosis en nuestra forma de pensar, para cambiar, e introducirla en el centro emocional, cuesta un poco de trabajo. Pero si nosotros pensamos en lo que son los centros de la máquina orgánica, por ejemplo, el centro intelectual, que tiene algo del centro emocional y algo del centro del movimiento, ¿cómo podríamos nosotros conseguir que el centro emocional inferior quede bajo control total? Si decimos: "voy a tener fuerza de voluntad, no me voy a dejar llevar de emociones violentas negativas en ningún momento", puede ser que a las primeras de cambio fallemos terriblemente. Entonces necesitamos introducir la Gnosis, aquí, en la mente, sentir la emoción superior que produce la Gnosis y con el poquito de voluntad que hayamos adquirido, pues junto con la Gnosis, la emoción superior nos permitirá controlar completamente a las emociones inferiores negativas.
En todo caso, se necesita controlar a la emoción inferior con la emoción superior. Controlemos, pues, a las emociones inferiores con las superiores, metamos Gnosis dentro del cerebro para que nuestra forma de pensar cambie y vivamos de acuerdo con los principios y las reglas del Gnosticismo Universal. Modifiquemos, pues, el proceso del pensar y habrá una especie de emoción intelectual en nuestra cabeza. Eso, más un poquito de voluntad, nos permitirá controlar a las emociones inferiores.
Obviamente, la destrucción total de las emociones inferiores adviene con la aniquilación de aquellos "elementos psíquicos indeseables" que se relacionan, precisamente, con la parte emocional inferior. Pero entre tanto, y mientras tales elementos son eliminados, debemos controlar al centro emocional inferior con la parte emotiva del intelecto, un intelecto alumbrado por la mística gnóstica. Ese es el camino obvio a seguir, solo por ese camino podría procesarse verdaderamente un cambio, que es tan necesario.


| VOLVER AL MENU ENSEÑANZAS |