gnosis
 
  >> INICIO
  >> GNOSIS
  >> PARA LOS NUEVOS
  >> ENSEÑANZAS SELECTAS
  >> PRACTICAS
  >> ORACIONES & PLEGARIAS
  >> MANTRAMS
  >> ESPECIALES
  >> SEXOLOGIA GNOSTICA
  >> FRASES & CITAS
  >> REFLEXIONES
  >> CONFERENCIAS
  >> LIBROS
  >> V.M. SAMAEL AUN WEOR
  >> REVISTAS GNOSTICAS
  >> CURSOS POR EMAIL
  >> LISTA DE CORREOS
  >> LINKS
  >> CONTACTENOS

cursos_gnosis_hoy
gnosis_en_facebook
gnosis_en_twitter
gnosis_english_now

 


 
CUANDO UNO SE AUTO-OBSERVA A SI MISMO


 

 


Cuando uno se auto-observa a sí mismo juiciosamente, descubre que se encuentra dormido; que su Conciencia, que es en realidad de verdad el segundo aspecto más importante, después del Ser, está enfrascada en múltiples "elementos psíquicos indeseables", se encuentra hipnotizada.

Evidenciar eso, es darse cuenta de que se está dormido. ¿Cómo podría uno darse cuenta, de eso de que está dormido, si no se auto-observa profundamente? Es necesaria la auto-observación; sólo así puede uno darse cuenta de que está dormido.

Cuando uno puede verificar por sí mismo el hecho concreto de que está dormido, intenta entonces juiciosamente despertar. La Conciencia -el Chitta- sí, debe despertar antes de poder gozar de "Ananda", la suprema felicidad del Ser.

Pero esto exige vigilancia extrema. Obviamente, si uno se olvida de sí mismo frente a una copa de vino, termina borracho; si uno se olvida de sí mismo frente a una persona del sexo opuesto, termina fornicando o adulterando, cometiendo crímenes contra el Espíritu Santo. Si uno se olvida de sí mismo frente a un insultador, termina insultando. Cuando uno se olvida de sí mismo, comete muy graves errores.

Es indubitable que siempre vivimos identificándonos con cosas y hechos inútiles; nos identificamos con tonterías: tal vez porque se nos perdió un botón, o tal vez porque perdimos el reloj; posiblemente cuando nos echaron una insultada, cuando nos dijeron una palabra dura, o bebimos vino cuando no debimos tomar, o fumamos cuando no deberíamos fumar. Nos angustiamos por cualquier tontería: porque posiblemente olvidamos pegarle la estampilla al sobre que pusimos en el correo y eso nos trae gran preocupación, o no recibimos el dinero que necesitábamos recibir para pagar la renta y vino el dueño de la casa y nos hizo un reclamo un poco fuerte, o porque comimos y posiblemente se nos indigestó la comida.

En fin, son tantos y tan nimios los detalles que nos mantienen en sueño constante, que andamos siempre olvidados de sí mismos, identificados con múltiples tonterías: con lo que dijo la vecina, con lo que dijo el hermanito gnóstico, con lo que dijo la hermanita, con lo que sutano afirmó, con lo que perencejo dijo que menganejo había dicho. Vivimos identificados con todas esas nimiedades, no edificantes ni tampoco dignificantes, y no contentos con eso, nos llenamos de emociones negativas y la Conciencia se sumerge en el sueño más espantoso. Así es como todas las gentes están en "estado de coma".

Si nos dejamos succionar la energía psíquica, ¿a qué nos pareceríamos? Yo digo que tal vez a un "colador", de esos que sirven para filtrar los "licuados". Por ahí se escapa la energía y el pobre "colador" queda vacío. El medio ambiente succiona nuestras propias energías y no las acumulamos, y aunque trabajemos -en esas condiciones en la "fragua encendida de Vulcano", es obvio que no logramos, en esa forma y de ese modo, crear el segundo Cuerpo ni mucho menos el tercero o el cuarto.

Para poder crear el segundo Cuerpo, se necesita aprender a sellarnos herméticamente, mágicamente. ¿Qué se entiende por el "Sello Hermético"? No permitir que nos succionen la energía, no olvidarnos de sí mismos jamás, nunca, en ningún segundo, en ningún minuto.

Al no identificarnos con las nimiedades, con las tonterías de este mundo, es obvio que no pueden extraernos nuestra energía vital y esta se acumula en el interior, y como resultado surge el segundo cuerpo: el Astral. Pero si todo el Mercurio de la filosofía secreta permitimos que nos lo extraigan las gentes que viven en este mundo tridimensional de Euclides, entonces ¿con qué elemento vamos a fabricar o cristalizar el segundo cuerpo o tercero, o el cuarto?

En otra época dije que los cuerpos se fabricaban automáticamente, con solo transmutar el Exiohehali, el Mercurio de los Sabios, es decir, el Esperma Sagrado. Es que se me había olvidado que estos terrícolas no poseen esos Cuerpos Existenciales Superiores del Ser. Resulta que como nací con tales cuerpos, había olvidado el detalle. Reflexionando un poco, vine a evidenciar que mientras los terrícolas se dejen extraer el Mercurio, ¿con qué elaborarían los Cuerpos Existenciales Superiores del Ser?

¿Qué se entiende por "Mercurio"? La energía sexual. Se la dejan extraer, eso es obvio, y cada vez que se identifican con una carrera de caballos, se dejan extraer el Mercurio, y cada vez que ustedes se identifican con el juego de la lotería, se dejan extraer el Mercurio, y cada vez que ustedes se identifican con un insultador, se dejan extraer el Mercurio, y cada vez que ustedes se identifican con un payaso, se dejan extraer el Mercurio, etc., etc., etc.

Hay necesidad de crear el Sello Hermético, hay que crear un poder mágico, como elemento que nos permita no dejarnos extraer el Mercurio. Es posible crear tal poder mágico, si en realidad de verdad, hermanos, no nos identificamos con todas esas nimiedades que nos succionan la energía.

Es mucho lo que podríamos decir sobre la íntima recordación de sí mismos. No resulta difícil entender que en las condiciones en que estamos, cualquiera juega con nosotros, hacemos lo que los demás quieren que hagamos y eso es grave.

¿Vamos o no a tener una individualidad propia, o vamos a seguir así como estamos? ¿No les parece a ustedes lamentable que otros jueguen con nosotros? De pronto están ustedes tranquilos en su estudio, y alguien los llama por teléfono, los insultan y ustedes se disgustan. Eso no estaba en el programa, pero ustedes se disgustan. ¿Por qué? ¿Porque otro los llama por teléfono y dice lo que le viene en gana? Entonces, ¿dónde está la capacidad de defensa? ¡Están indefensos completamente!

Cada vez que uno se identifica con las tonterías de la humanidad, la Conciencia queda dormida, queda uno convertido en un autómata. Uno debe, todas las mañanas, sellarse herméticamente: no hago sino lo que tengo que hacer, no lo que los demás quieren que haga; no me voy a identificar con nada en la vida, porque cuando uno se identifica con algo, resulta siendo un autómata. Si se identifica uno con su propia mente, con sus propios pensamientos morbosos, termina adulterando, fornicando; si se identifica uno -desgraciadamente- con sus emociones negativas, termina perdiendo energía creadora por toneladas; si se identifica uno con las palabras, como las palabras groseras de un insultador, termina insultando también.

Debemos sellarnos, repito, cada mañana, y el sello debe ser total: no identificarse con nada, no olvidarse de su Ser nunca jamás, nunca jamás, nunca jamás, porque el Ser es lo que cuenta, es lo fundamental.

Así, cambiando nuestra conducta, sellados herméticamente, podemos trabajar en la "forja de los Cíclopes" y al no perder Energía Creadora, obviamente, se desenvolverán en forma ordenada, uno tras otro, los Siete Radicales.

Necesitamos de los Siete Radicales, necesitamos del poder flamígero, si es que queremos desintegrar lo que debe desintegrarse y crear lo que debe crearse. Hay mucho en nosotros que debe ser aniquilado, mucho lo que debemos crear dentro de sí mismos: aniquilar el Ego, que desgraciadamente se procesa en los siete niveles del Ser, lo cual es tan difícil de hacer; muy raro, espantosamente raro es conseguir a alguien que haya logrado la aniquilación budista y crear el segundo cuerpo. Para crearlo no se debe perder el Mercurio, y se pierde cuando uno se identifica con algo, cuando se olvida de sí mismo; pero si uno no se olvida de sí mismo, se acumula el Mercurio y se convierte en el segundo cuerpo. Y si siempre está uno sellado herméticamente, más tarde surge el tercer cuerpo, posteriormente el cuarto, y al tener ya los cuatro cuerpos: Físico, Astral, Mental y Causal, recibe sus Principios Anímicos y Espirituales.

Perfeccionar tales vehículos, es espantosamente difícil: se requiere no olvidarse de sí mismo jamás, se requiere estar en acecho místico a cada instante y a cada momento, no identificarse con ningún pensamiento negativo, con ninguna emoción negativa, con lo que dijo fulano, con lo que zutano afirmó, con las tonterías del mundo físico y sellarse herméticamente. Si así procedemos, lograríamos convertir los Cuerpos Existenciales Superiores del Ser en vehículos de oro puro.

Tomado de la conferencia "Los siete radicales del fuego y el sello hermético"

 


| VOLVER AL MENU ENSEÑANZAS |